En Honduras el impuesto sobre ventas, el impuesto sobre la renta y el impuesto a los combustibles; constituye la estructura de recaudación tributaria. En teoría, todos las y los hondureños…

Política Fiscal Perversa: Tres grandes impuestos que impactan en la economía de la población

Política Fiscal Perversa: Tres grandes impuestos que impactan en la economía de la población

En Honduras el impuesto sobre ventas, el impuesto sobre la renta y el impuesto a los combustibles; constituye la estructura de recaudación tributaria. En teoría, todos las y los hondureños y extranjeros deben pagarlos, sin importar su condición social y clase económica a la que pertenezcan.

El Servicio de Administración de Rentas (SAR), en su informe 2016, manifiesta que la recaudación total de impuestos sumó 87,811.4 millones de Lempiras, significando un aproximado del 42% del Presupuesto General de la República, que fue de 206,000 millones de Lempiras, y que el ISV representó el 33.2% del total de las recaudaciones.

El Impuesto sobre la Renta estaba en 24,154.2 millones de Lempiras y el impuesto por aporte vial en 9,673.6 millones.

La recaudación por otros impuestos llegaba a 5,835.9 millones. Eso significó que todos los hondureños aportaron a la recaudación de los tributos, ya que están obligados a pagar el 12 y el 15% de impuestos sobre ventas a artículos de consumo, sean alimentos, ropa, medicamentos; a los combustibles, y del 18% al boleto de transporte aéreo y consumo de bebidas y licores. El impuesto aporte vial, aplicado a la paleta de carburantes que se comercializan en el mercado nacional, reportaba a septiembre de este año 9,673.6 millones de Lempiras.

Los que menos tienen pagan más

Desde el FOSDEH consideramos que Honduras posee una Política Fiscal Perversa, ya que los que menos ingresos  tienen son los que más impuestos pagan por la forma regresiva que se encuentra estructurado nuestro sistema tributario.

Hay más impuestos indirectos que castigan el consumo

Reflexionando un poco encontramos que el impuesto a las ventas se aplica en forma escalonada afectando al consumidor final. Por ejemplo, un producto importado paga el impuesto, después el distribuidor paga el impuesto por adquirir el producto, le sigue el detallista que también paga el impuesto, el dueño del comercio que finalmente toma la bola de nieve y lo suma al precio final del bien o servicio, para afectar de manera directa al consumidor y debilitando la economía de los hogares hondureños.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) es el segundo aporte que llega de la recaudación; el cual grava cualquier ingreso, sea este utilidad, ganancia, renta, interés, producto, provecho, sueldo, jornal u honorarios. En general, cualquier percepción en valores, en especies o en créditos, que modifique el patrimonio del contribuyente. Este impuesto es del 15% para quienes tienen ingresos entre 140,000 (más 47,000 lempiras exentos por gastos en salud) y 200,000 lempiras anuales; del 20% entre 200,000 y 500,000 y del 25% a los de 500,000 en adelante.

¿Quiénes aportaron más?

Es importante diferenciar lo que significa pagar impuestos en términos absolutos y pagar impuestos en términos relativos.

Dentro de la teoría económica existen dos conceptos para clasificar los impuestos, de acuerdo a su relación con el ingreso del contribuyente.

Un impuesto progresivo es aquel cuya tasa de tributación o tarifa aumenta en la medida en que el ingreso aumenta, con lo cual el agente que más ingresos recibe debe pagar mayores impuestos porcentualmente. Por ejemplo el impuesto sobre la Renta es considerado un impuesto progresivo en la medida en que los agentes con mayores ingresos deben pagar una tasa más alta por su relación directa con el ingreso.

Por el contrario, un impuesto regresivo es aquel en el que se capta un porcentaje menor en la medida en que el ingreso aumenta. Un ejemplo de impuesto regresivo es el ISV a los bienes de consumo porque afecta en mayor proporción a los agentes con menores ingresos poseen.

Un ejemplo cotidiano.

Una empresa puede tributar dos millones de Lempiras de ISR y un pequeño negocio de artesanía 3,000 Lempiras y que en términos absolutos no habrá duda de que la empresa tributa más que el pequeño negocio.

Pero, todo cambia cuando se asume una comparación. Los ingresos brutos. Es decir, que mientras la empresa grande percibe ingresos anuales por 400 millones de Lempiras y su pago de impuestos es equivalente al 0.25% de sus ingresos, en contraste, la pequeña empresa de artesanía que recibe ingresos anuales por un millón de Lempiras, su pago de impuestos será equivalente al 0.30% de sus ingresos.

Fuente: Diario La Prensa, 07-11-2017

 

  • Enlaces sociales:

2 Comentarios
  1. es sin duda el leer es lo que nos va a sacar adelante,y este tipo de reportes que presenta FOSDEH es muy importante leerlo y darnos cuenta como estamos, y ver nuestra realidad, y que nadie nos de atol con el dedo, y tener temas de conversación que nos puedan ayudar y sacar a HONDURAS adelante.

    SALUDOS CORDIALES.

Deja una respuesta